Languidez en las empresas: síntomas y características

Índice

“En un comienzo, no supe reconocer los síntomas que toda la plantilla estamos teniendo. Mis compañeros decían que tenían problemas para concentrarse. Otros se sentían desmotivados. Un amigo se levantaba temprano para salir a correr antes de entrar a trabajar. Un familiar se quedaba hasta tarde viendo el programa de los jueves. Y yo me pasaba las horas tumbado mirando el techo. No era aburrimiento: me sentía bien así. No era cansancio: tenía energía. Tampoco era depresión: no estaba triste. El malestar que sentía tenía un nombre: se llama languidez”.

El término fue acuñado por el sociólogo Corey Keyes en 2002 en un intento de describir el estado de vacío y estancamiento que muchas personas sufren. No te preocupes si es la primera vez que lo escuchas, a lo largo de este artículo te vamos a contar qué es, cuáles son sus síntomas y quiénes la padecen.

¡Ponte cómodo, que empezamos!

¿Qué es la languidez? 

El malestar que sientes tiene un nombre, además de ser la emoción dominante de los últimos años. Se llama languidez. Y según la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) “es la ausencia de salud mental caracterizada por el hastío, la insatisfacción, la apatía y la pérdida de interés en casi todo”.

La languidez es más habitual de lo que crees. Se ha manifestado en deportistas, como los de aquel Valencia Club de Fútbol agotado de principios de siglo que El País bautizó con el titular “El club de Mestalla no sabe cómo frenar la decadencia“. En política, con debates carentes de chispa que han ocupado un pequeño espacio en medios de comunicación como El Correo Gallego. Y en las empresas, presentándose como un síntoma de la pandemia del COVID-19.

¿Cómo lidiar con todo esto? ¿Cuántos empleados la padecen? ¿De qué manera afecta a su rendimiento? 

8 síntomas de la languidez

“No sé por qué estoy aquí. No voy a llegar a ninguna parte haciendo un trabajo que no importa. No valgo para esto. Necesito salir de este bucle. No disfruto con nada de lo que hago”.

¿Te resulta familiar? Independientemente de la respuesta, sigue leyendo para conocer los síntomas de la languidez en los empleados:

  1. Se aíslan del contacto social con sus compañeros.
  2. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que disfrutaron de algo en la empresa.
  3. Sufren problemas de concentración.
  4. Les cuesta hacer planes para el futuro.
  5. Se sienten desmotivados y desganados.
  6. Consiguen nuevos clientes pero no logran entablar una buena relación con ellos.
  7. Existe poca o nula comunicación entre los trabajadores y los departamentos.
  8. Tienen dificultades para desarrollar sus tareas.

En los últimos años, todos nos hemos sentido algo estancados, pero ahora sabemos cómo se llama esa sensación.

Características de la ausencia de salud mental

¿Llevas un tiempo sintiéndote vacío y no sabes por qué? ¿Has perdido la ilusión por todo sin motivo? Posiblemente, la languidez sea la respuesta a muchas de tus preguntas. Explicamos sus características para salir de dudas:

  • Hastío, combinación entre cansancio, tedio e insatisfacción.
  • Apatía, como consecuencia de estar atrapado entre la desmotivación y el agotamiento.
  • Insatisfacción, queja y descontento prolongados.
  • Pérdida de interés, sentimiento de culpa y frustración.
  • Estancamiento y vacío, sensaciones desagradables cuando no tienes propósitos.

Ese sentimiento se ha propagado silenciosamente de la mano de la pandemia del coronavirus. La buena noticia es que podemos sobreponernos a él.

La salud mental de los empleados

¿Crees que tu equipo tiene dificultades para concentrarse, se ha sentido sin ánimo y con poca energía?

Recuerda que la salud mental no es solo la ausencia de enfermedad. Es un factor que va desde síntomas graves como la depresión hasta un bienestar maravilloso. En cualquier momento, algunos de tus trabajadores pueden estar súper motivados, pero otros pueden tener la satisfacción por los suelos. En el primer caso, son productivos y eficientes. En el segundo, tienen una autoestima baja y luchan por sacar adelante su trabajo a duras penas.

Piensa: ¿Cuántos trabajadores se encuentran en la primera o en la segunda situación? Hemos echado mano del análisis publicado por BetterUp sobre la distribución de los niveles de salud mental en las empresas durante 11 meses. ¡Echa un vistazo al siguiente gráfico!

Fuente: BetterUp

Algunas conclusiones extraídas del gráfico son:

  • El 5% de los empleados sufren la languidez severa, con un nivel de estrés y agotamiento mental muy marcado.
  • El 55% de los trabajadores se encuentran en el medio, pero en determinados momentos están languideciendo. Esto les puede llevar a problemas de concentración, sensación de vacío y estancamiento.  
  • El 35% está prosperando hacia la salud mental, son empáticos y se sienten comprometidos con los objetivos de la empresa.
  • El 5% restante son empleados funcionales, con buenos niveles de salud mental, motivados por los desafíos, inspirados y con ganas de seguir creciendo personal y profesionalmente.

Sin bienestar, la vida no es vida.

¿Quiénes son las personas más propensas a sufrir languidez?

Si la languidez es tan importante, ¿por qué parece el hijo ignorado de la salud mental? Quizás, porque no está reconocida en la clasificación internacional de trastornos mentales, ni por la Asociación Americana de Psiquiatría, ni por la Asociación Europea. O quizás, porque tenemos miedo a reconocer nuestra decadencia.

En cualquier caso, muchas personas no tienen síntomas de padecer una enfermedad mental, pero tampoco son la imagen viva de la salud. No viven la vida como si fuesen a morir mañana. No trabajan a toda máquina. Ni tampoco se sienten entusiasmados con la entrada de un nuevo año.

La languidez puede afectar a cualquier persona, pero quien ha vivido un duelo o la pérdida de empleo es más propenso a sufrirla. ¿Por qué? Porque son situaciones difíciles que requieren resiliencia, control sobre nuestra vida y conexión humana. Es decir, competencias emocionales y actitudes que a veces son muy difíciles de sacar cuando el mundo se nos viene encima.

Sin esta sensación de control, corremos el riesgo de sufrir languidez.

Languidez: ¿un problema universal anterior a la pandemia?

Los datos siempre hablan más alto que las palabras, así que hemos recopilado algunas estadísticas de antes, durante y después de la pandemia.

  • Languidez en las empresas antes del COVID

Según una encuesta realizada por Gallup en 2017, el 85% de los empleados de todo el mundo admitían no sentirse satisfechos ni comprometidos con su trabajo. El mismo informe recogió que alrededor del 15% de los trabajadores estaban comprometidos con su trabajo, cifras que suben hasta el 30% en el caso de Estados Unidos. Destaca, además, el interés de los millennials y centennials por permanecer en empresas que les ayuden a crecer y desarrollarse. Otro análisis de Deloitte publicado antes de la pandemia confirmó la escasez de pasión en la fuerza laboral a la que se enfrentaban las empresas estadounidenses. 

  • Languidez en las empresas tras el COVID

Pasado un tiempo desde el comienzo de la pandemia, especialmente en 2022, se prevé un incremento del interés por la salud mental y emocional de los trabajadores. Se trata de un gran desafío junto al paso “de un equilibrio entre la vida laboral y personal a una vida integralmente balanceada”. (Infobae) Además, también se prevé el incremento de trabajadores que abandonarán sus puestos de trabajo para iniciar nuevos proyectos. Parece que el mundo empresarial se está adentrando en una época de revalorización de competencias y actitudes. El presente demanda mejorar las habilidades humanas para poder enfrentar el futuro del trabajo, por lo que se están poniendo en práctica estrategias como el upskilling (optimización de saberes), el reskilling (reciclaje profesional), y la inversión en Coaching Tech.

Para finalizar este apartado, concluimos que la mala salud mental ya era un problema antes de la pandemia, pero su impacto es mayor ahora. El aislamiento y la incertidumbre no han pasado desapercibidos, por lo que las empresas corren el riesgo de que los empleados con languidez puedan desarrollar enfermedades mentales. 

¡Aprovecha la oportunidad de mejorar la salud mental de tus trabajadores!

Resumiendo la importancia de la salud mental en las empresas

¿Y tú? ¿Qué nombre le das a lo que sientes? Puede que esa sensación de estancamiento y vacío que te hace sentir desmotivación y que te saca de tu capacidad de concentración, tanto a ti como al resto del equipo, te esté afectando en lo personal y en lo profesional. ¿Pero sabes qué? Puedes recuperar la ilusión con estas recomendaciones:

  • Concéntrate en objetivos alcanzables. Demuéstrate a ti mismo tus habilidades. 
  • Reconoce las sensaciones que estás sintiendo. Es el primer paso para avanzar.
  • Enfócate en el proceso. No te centres en el resultado.

El análisis de Gallup de 160 países, mencionado en este artículo, concluye algo muy interesante. Y es que las empresas deben “cambiar de tener gerentes de comando y control a entrenadores de alto rendimiento”.

En ChVmpionMind, tenemos el antídoto contra los problemas de languidez que sufren las empresas. ¡Contáctanos y descubre en qué consiste!

ilustracion telefonica

¿Estás listo para probarla?

Te ayudaremos a incrementar el rendimiento de tus empleados.

ilustracion telefonica

¿Estás listo para probarla?

Te ayudamos a incrementar el rendimiento de tus líderes.

ilustracion cifras
Contact us
Need help?
Welcome to ChVmpionMind 👋🏻
Tell us how can we help you? 😄
Utilizamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está satisfecho con él.
SiAhora no