¿Desgaste profesional o problemas de salud mental en los trabajadores?

Comparte este post:
desgaste profesional

Tabla de contenidos

La retención de empleados es fundamental para el éxito de tu empresa y una menor tasa de bajas es el indicador de lo bien que lo estás haciendo a la hora de retener a los empleados. Al medir y analizar las estadísticas de tu empresa, puedes determinar cuántos empleados se han ido durante un periodo de tiempo, la rotación que existe y entender el por qué de ésta. Aprender a desarrollar estrategias de retención de talento pertinentes y eficaces para reducir el abandono dentro de tu organización es fundamental a la hora de eliminar o reducir el desgaste profesional dentro de tus equipos de trabajo.

Cuando la inversión profesional es demasiado pesada

El desgaste profesional identificado entre los trabajadores, puede afectar a todas las profesiones que requieren un intenso compromiso personal. Las medidas preventivas deben evitar que empeore la salud de quienes ya corren el riesgo de sufrir burnout y, al mismo tiempo, prevenir la aparición de otros casos.

¿Desgaste profesional o burnout?

El síndrome de desgaste profesional o burnout es un conjunto de reacciones ante situaciones de estrés laboral crónico en las que predomina la dimensión de compromiso. Se caracteriza por 3 aspectos específicos:

  • Agotamiento emocional: los trabajadores que enfrentan esta dimensión del desgaste profesional pueden sentirse sin recursos emocionales,
  • Despersonalización o cinismo: Por otra parte, en esta dimensión del desgaste profesional, los trabajadores enfrentan insensibilidad al mundo circundante, deshumanización de la relación con los demás (los usuarios, clientes o pacientes se convierten en objetos), visión negativa de los demás y del trabajo,
  • El sentimiento de no realización personal en el trabajo: en la última dimensión del desgaste profesional, los trabajadores experimentan la sensación de no poder responder correctamente a las expectativas de los otros, desprecio ante los resultados obtenidos, sensación de despilfarro, entre otros.

Muchas profesiones requieren un alto nivel de inversión personal y emocional. Los empleados, por tal, pueden correr el riesgo de estar en un estado de desgaste profesional cuando sienten que existe una distancia demasiado grande entre sus expectativas, la representación que tienen de su profesión (basada en valores y normas) y la realidad del trabajo y los resultados que obtienen en éste. Esta situación agota y consume emocionalmente y lleva a cualquiera a cuestionar su vida tanto a nivel profesional como personal.

Factores de riesgo de desgaste profesional:

Dado que el desgaste profesional es una consecuencia del estrés en el trabajo, los factores se encuentran entre las causas del mismo desgaste. Diversos estudios han destacado específicamente el papel de los siguientes factores:

  • Sobrecarga de trabajo, presión del tiempo.
  • Escaso control sobre el propio trabajo.
  • Recompensas bajas.
  • Falta de equidad.
  • Conflictos de valores, exigencias contrapuestas.
  • Falta de claridad en los objetivos y los medios.

El efecto de estos factores de riesgo en el desgaste profesional puede complicarse en profesiones de ayuda (enfermeras, médicos, trabajadores sociales, profesores), debido a  la carga emocional inherente a estas profesiones.

Efectos sobre la salud:

Las manifestaciones del desgaste profesional, más o menos agudas, pueden ser de los siguientes tipos:

  • Emocional. A nivel emocional el desgaste profesional puede desencadenar una sensación de vacío, impotencia, pérdida de confianza en uno mismo, irritabilidad, pesimismo, actitud «burocrática», etc.
  • Cognitivas. Es este aspecto el desgaste profesional genera: dificultad para concentrarse, indecisión, dificultad para realizar operaciones sencillas, alteración de la calidad del trabajo, etc.
  • Físicas. En cuanto a manifestaciones físicas, el desgaste profesional acarrea fatiga general, dolores de cabeza y espalda, tensión muscular, trastornos del sueño, etc.
  • Interpersonales y conductuales. Manifestaciones de este aspecto por el desgaste profesional son: retraimiento, aislamiento, agresividad, impulsividad, disminución de la empatía, conductas adictivas, etc.
  • Motivacionales y actitudinales. Las manifestaciones de desgaste profesional son: actitud negativa hacia el trabajo y los demás, falta de compromiso, etc.

De hecho, la sintomatología es bastante compleja, poco específica y puede evolucionar hacia la depresión o la ansiedad.

Prevención

Para evitar la aparición del desgaste profesional, se recomienda velar para que la organización del trabajo y las obligaciones que se generan no sobrecarguen a los empleados ni los pongan en contradicción con las normas y los valores de su profesión. También, es importante permitir el trabajo en equipo y fomentar el apoyo social. De manera más general, se recomienda aplicar un enfoque de prevención colectiva.

Exposición al riesgo: Ejemplos para saber identificar

La exposición al riesgo en cuanto a desgaste profesional se refiere, puede afectar a las profesiones de cualquier ti´po. No obstante, es más común ver que se suscita en profesiones en las que la relación con los demás está en el centro de la actividad y constituye una apuesta a veces vital, para los beneficiarios de esta relación (usuarios, pacientes, clientes, etc.). Sin embargo, el desgaste profesional también puede afectar a otros sectores de actividad susceptibles de movilizar y comprometer a las personas con valores  muy fuertes.

Identificar las situaciones de desgaste profesional

A nivel individual, el empresario, el directivo, el líder, el especialista de recursos humanos o cualquiera de las personas implicadas en la prevención dentro de la empresa deben estar atentos a una serie de señales que pueden sugerir que un empleado se encuentra en una situación de desgaste profesional:

  • ¿Consideras que el empleado tiene poca energía o una ausencia total de ésta ?
  • ¿El trabajador presenta problemas de concentración y falta de disponibilidad mental en el trabajo?
  • ¿La persona se irrita con facilidad?
  • ¿El empleado desvaloriza el trabajo que hace, su propia eficacia y sus habilidades?
  • ¿Muestra signos de ansiedad o depresión?

Un cambio en la actitud del empleado, su retraimiento, una desvinculación inusual, entre otras, son señales que deben alertar al entorno acerca de un posible desgaste profesional. A nivel colectivo, pueden examinarse los indicadores de detección de riesgos psicosociales.

La aplicación de ChVmpion Mind como medida de prevención

Si eres líder o dueño de empresa y te das cuenta que alguno o algunos de tus empleados presenta síntomas que puedan indicarte la presencia de desgaste profesional, depresión o desmotivación laboral es importante que tomes medidas. Deben buscarse y aplicarse las prevenciones adecuadas. El objetivo es reducir los riesgos y aumentar el bienestar personal; al mismo tiempo que se incrementa la productividad.

¿Cómo hacerlo?

Son muchas las medidas que pueden tomarse, por ejemplo: disminuir las exigencias del trabajo que realizan los empleados o aumentar los recursos con los que cuentan, entre otros. Sin embargo, esto sólo va a solucionar el problema de manera momentánea; pues no lo ataca  de raíz.

Lograr superar una situación de desgaste profesional requiere un trabajo de fondo. Se deben tomar medidas colectivas de prevención, cambio de hábitos de vida y logro de metas profesionales. ChVmpion Minda través de su plataforma lo logra y en tan sólo 21 semanas podrás originar un verdadero cambio en el estilo de vida profesional y personal de los trabajadores que asumen el reto.

«Si coaching es el agua para que alguien llegue a ser un campeón, ChVmpion Mind es la estructura para que el campeón beba de esa agua de manera adecuada»
José. L. Meléndez CEO de ChVmpion Mind

¿Qué aspectos se toman en cuenta a la hora de mejorar una situación de desgaste profesional?

  • Garantizar que determinados puestos o empleados no estén sobrecargados de trabajo.
  • Fomentar el apoyo social y evitar el aislamiento. Se pueden crear grupos para intercambiar prácticas profesionales. Además, reforzar el trabajo en equipo permite prevenir el desgaste profesional,
  • Mejorar la retroalimentación sobre la eficacia del trabajo, el reconocimiento del trabajo realizado y el logro de pequeñas metas puede marcar la diferencia para una persona desmotivada profesionalmente.
  • Velar por el trato justo de los empleados y el bienestar profesional y personal indistintamente.
  • Evitar conflictos éticos en torno a la calidad del trabajo, compartiendo objetivos y formas de alcanzarlos que se basen en metas comunes.
¿Te ha gustado este post? Compártelo :
Posts Relacionados