Estrés laboral crónico: Una tendencia en alza entre los empleados

estrés laboral crónico

El estrés crónico laboral se produce cuando una persona siente un desequilibrio entre lo que se le pide que haga en el trabajo y los recursos de que dispone para responder. Las situaciones estresantes que persisten en el tiempo, siempre tienen un coste para la salud de las personas que las sufren. También, tienen repercusiones negativas en el funcionamiento de las empresas: rotación de personal, días de trabajo perdidos, pérdida de calidad de la producción, desmotivación laboral, entre otras. El enfoque de prevención colectiva consiste en reducir las fuentes de estrés en la empresa actuando directamente sobre la organización, las condiciones de trabajo, las relaciones sociales y demás.

¿Buen estrés? o ¿Mal estrés?

Según ideas muy extendidas, el buen estrés permite a los empleados dar lo mejor de sí mismos, mientras que el mal estrés los enferma, este último podría ser considerado el estrés laboral crónico. Sin embargo, científicamente no existe el estrés bueno o malo, sino un fenómeno de adaptación del organismo al entorno y que se hace necesario. Por otra parte, hay que distinguir entre «estrés agudo» y «estrés laboral crónico», pues cada uno tiene efectos distintos sobre la salud.

Por un lado, el estrés agudo corresponde a las reacciones de nuestro organismo cuando nos enfrentamos a una amenaza o a un problema concreto, por ejemplo: hablar en público, cambiar de trabajo, enfrentarse a una situación inesperada. No obstante, cuando la situación termina, los síntomas de estrés cesan poco después.

Ahora bien, ¿El estrés laboral crónico es la respuesta de nuestro organismo a una situación estresante de larga duración? Totalmente; y podemos ilustrar esta afirmación con el siguiente ejemplo: Cada día en el trabajo tenemos la impresión de que lo que se nos pide que hagamos supera nuestras capacidades; entonces, día tras días experimentamos sentimientos de frustración, ansiedad y desanimo. El estrés laboral crónico siempre tiene efectos negativos sobre la salud del trabajador o persona que la padece y, por supuesto, siempre decanta en la desmotivación laboral

¿Cuáles son los vínculos entre estrés y trabajo?

A veces, se niegan los casos de estrés en el lugar de trabajo o se atribuyen únicamente a la fragilidad o inadaptación de determinados empleados. Sin embargo, ante manifestaciones o quejas de estrés, es esencial buscar posibles vínculos con el contexto profesional.

La sobrecarga de trabajo, objetivos insuficientemente definidos, relaciones laborales difíciles o conflictivas; mala relación con la jerarquía o los compañeros y la falta de autonomía, entre otras más; pueden ser la causa. ¿Si se identifican los factores de estrés relacionados con el trabajo, las medidas preventivas adecuadas permitirán eliminarlos o, al menos, reducirlos? La respuesta es si; es necesario, entonces, evitar que surja el estrés laboral crónico pues sus consecuencias son bastante alarmantes y contraproducentes.

Estrés laboral crónico

Todos hemos oído hablar del síndrome del trabajador quemado e incluso es posible que tú mismo lo hayas padecido. Derivado del estrés laboral crónico, se provocan síntomas como agotamiento emocional, falta de energía y pérdida de satisfacción laboral. Y, todo esto, a su vez, está relacionado con muchos efectos fisiológicos, como bien pueden ser las enfermedades cardiovasculares y dolores musculo-esqueléticos.

El estrés laboral crónico: ¿Un estimulo para el organismo?

Ciertamente, el estrés estimula nuestro metabolismo y nuestros sistemas hormonales, inmunitarios y cardiovasculares. Si las situaciones estresantes se repiten con demasiada frecuencia o durante un periodo de tiempo demasiado largo, nuestros sistemas no pueden volver a la normalidad y pueden modificar las respuestas inmunitarias y su resistencia a la inflamación. A la larga, estos cambios pueden acarrear otras consecuencias físicas, como enfermedades crónicas.

Aunque, es necesaria una revisión exhaustiva de las condiciones y la cultura del trabajo para hacer frente al aumento del burnout por estrés laboral crónico, hay una serie de medidas que cada uno de nosotros, como trabajadores o personas, podemos tomar para afrontarlo desde antes de padecerlo. Y la mejor manera de prevenir el agotamiento, como bien sabemos, es recuperarse y descansar.

No obstante, en la actualidad, son muchas las herramientas que el mercado ofrece para dar frente a esta clase de problemáticas y una de ellas es el coaching empresarial. Una estrategia que día tras día demuestra ser muy efectiva y así lo hace ver la plataforma de ChVmpion Mind.

ChVmpion Mind promueve el alto rendimiento dentro de tus equipos de trabajo:

Si eres un líder de equipo y te das cuenta que tus trabajadores parecen desinteresados, cansados y estresados, entonces, es el momento de tomar acciones al respecto. Nada mejor que ayudarlos, a través de un proceso de coaching donde se conjugan la ciencia, la tecnología y el agile coaching. Todo esto, para dar cabida al desarrollo personal y al alcance de las metas y objetivos laborales que deseas lograr junto a tus empleados.

No sólo podrás notar un cambio tras 21 semanas de trabajo continúo, además medirás el retorno de tu inversión de manera cuantificable. Es decir, por medio de la rentabilidad económica que alcances gracias a ChVmpion Mind. De esta manera, hacer que tus empleados se sientan bien y felices en todos los aspectos de su vida es clave para alcanzar el éxito de tu empresa u organización.

El agotamiento es la consecuencia del estrés laboral crónico durante un largo periodo de tiempo…

Se caracteriza por tres componentes:

  • Agotamiento emocional: Sentirse exhausto, agotado, frustrado y cansado.
  • Cinismo o indiferencia: Sentir menos afecto por los compañeros o los clientes.
  • Pérdida de satisfacción en el trabajo: Inapetencia a realizar las tareas e incluso apersonarse en el lugar de trabajo.

Enfrentar el estrés laboral crónico consiste en «recuperarse»

Ya se trate del descanso después del trabajo o centrándose en formas de mejorar la productividad o el rendimiento. Un estudio tras otro, confirma la importancia de la recuperación diaria del trabajo. Recuperarse significa encontrar tiempo y espacio para uno mismo, una esfera desconectada de todo lo que tenga que ver con el trabajo o el estrés. Recuperarse significa realinear nuestras respuestas fisiológicas, como el cortisol (la hormona clave del estrés), a sus niveles originales. Descansar bien te devolverá la energía y despertará tu entusiasmo para afrontar la siguiente jornada laboral. La recuperación puede tener lugar durante el trabajo (recuperación interna); como fuera de él (recuperación externa).

Los distintos tipos de recuperación del estrés laboral crónico

La recuperación interna consiste en aliviar el estrés laboral crónico utilizando intervalos cortos durante el día para reducir la respuesta del organismo al estrés. Esto, puede hacerse haciendo una pausa de unos instantes, practicando ejercicios de respiración o cambiando el tipo de tarea cuando la carga mental o física resulte agotadora. Así que, si tienes unos momentos de respiro entre tareas o reuniones, es mejor intentar relajarte que consultar el correo electrónico y exponerte a nuevos factores estresantes. La meditación y los ejercicios de relajación resultan bastante efectivos e, incluso, pueden ponerse en practica en el lugar donde se labora.

José, L. Meléndez CEO y Co – Fundador de ChVmpion Mind; nos dice al respecto:

Si alguien quiere practicar la meditación a diario, no debería pensar en hacerlo, sino sentarse a ejecutarlo, y luego pensar en lo que hizo, qué le fue bien, y que necesitaría para poder seguir practicando.

Después del trabajo, se puede dedicar tiempo a la recuperación externa. Esto, es lo que puedes hacer fuera del trabajo para aliviar el estrés y evitar la concertación de un nivel de estrés laboral crónico. En lugar de intentar estar al tanto del trabajo y del correo electrónico, la recuperación externa puede incluir actividades de ocio. Ver la televisión, leer o ver a los amigos, siempre que estas actividades no te lleven a pensar en el trabajo y, por tanto, a estresarte.

La clave de la recuperación del estrés laboral crónico es…

Elegir las actividades en función de lo bien que te hagan sentir. Si las redes sociales te provocan emociones negativas, no las mires en tus descansos o después del trabajo. Si salir con determinadas personas te hace sentir cansado, desde luego no te ayudará a recuperarte. Recuperarse de la vida cotidiana es igual de importante. Las investigaciones demuestran que la energía obtenida con las actividades de final de jornada ayuda a afrontar el estrés del día siguiente. Las personas que se desconectan del trabajo después de salir de éste son 70% más productivas que aquellas que no logran hacerlo. Por ello, es importante recordar que lo que cuenta no es la duración de los descansos o las actividades de recuperación, sino su calidad.

¿Te ha gustado este post? Compártelo :
Posts Relacionados

Prueba ChVmpionmind Gratis

Prueba ChVmpionMind y descubre como nuestro programa te puede ayudar a desbloquear tu máximo potencial.

Solicita una Demo Gratis de chVmpionMind

ChVmpionMind garantiza la protección de tu privacidad y te permite gestionar tus preferencias de comunicación. Al hacer clic en "Solicitar Demo", aceptas que tu información personal sea almacenada y procesada para recibir el contenido solicitado.

¿Quieres mejorar tu motivación y alcanzar el éxito en tu trabajo?

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir consejos, tips y ofertas especiales que te ayudarán a alcanzar tus metas.