3 hábitos negativos en la cultura empresarial que fomentan la improductividad laboral

Comparte este post:
improductividad laboral

Tabla de contenidos

Tu comportamiento en el trabajo puede influir profundamente en la improductividad laboral, organización, éxito y relación con los demás. Mientras que, si buenos hábitos de trabajo éstos pueden ayudarte a crecer en tu puesto laboral, a tener experiencias positivas en el trabajo y a que los jefes te tengan en cuenta para ascensos futuros.

Los hábitos negativos pueden hacer todo lo contrario. Es importante tener respeto por tu trabajo, tu lugar de jornada y por las personas y compañeros con las que trabajas. Por lo que, siempre es una buena idea intentar eliminar tus malos hábitos laborales y personales.

3 hábitos negativos en la cultura empresarial que fomentan la improductividad laboral

¿Sabías que las empresas con mayor nivel de compromiso por parte de sus empleados son capaces de incrementar en un 50% la lealtad de sus clientes? Y, por ende, incrementar sus ganancias y rentabilidad. Así es, pero el compromiso de un empleado esta relacionado con el buen hacer de su trabajo. Para ello, necesita ciertos hábitos positivos que lo hagan posible. Los empleados viciados o con hábitos no deseados son una mina de improductividad.

En las siguientes líneas, describimos qué son los malos hábitos laborales y ofrecemos una lista donde podrás identificar los 3 hábitos negativos que puedes tener en el trabajo, que desconocer y que de seguro están fomentando tu improductividad laboral. ¡No dejes de leernos!

Improductividad laboral por una comunicación deficiente:

Alguna vez, un gran pensador dijo: El mayor problema de la comunicación es la ilusión de que se ha producido. Por lo tanto, nunca debes dar por sentado que los demás saben lo que quieres decir o que siempre entiendes lo que los demás quieren o esperan de ti. Cuando se trata de la improductividad laboral una comunicación deficiente puede ser el común denominador de las tareas mal ejecutadas. Por ello, antes de dar por sentado que una actividad se comprendió por completo, debes comprender algunas señales que indican la necesidad de trabajar tus habilidades comunicativas:

  • No responder con prontitud a los correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas relacionadas con el trabajo.
  • No preguntar a los demás su opinión. Cuando te ofrecen su punto de vista, no les prestas atención.
  • Otros te ofrecen críticas constructivas, pero tú pones excusas en lugar de agradecer que alguien quiera ayudarte a mejorar tu trabajo.
  • A menudo te ves envuelto en discusiones con los demás.

Una comunicación deficiente puede hacerte perder tiempo, provocar errores y hacer que tus compañeros se sientan frustrados contigo…

En casos graves, puede costar dinero a tu empresa y tener un grave impacto en la productividad. Una comunicación deficiente es un hábito negativo que fomenta la improductividad laboral. Ya sea porque no se comprende el mensaje que se esperas transmitir, porque no hay comunicación en absoluto o porque en el intento comunicativo no se dedica el tiempo correcto a tratar de solucionar los problemas.

La comunicación adecuada es importante en cualquier lugar de trabajo. Ya que los compañeros puedan seguir colaborando para alcanzar los objetivos y crear un entorno laboral cohesionado que beneficie a todos. Para asegurarte de que mantienes una comunicación adecuada, escucha activamente a los demás, responde con prontitud a la correspondencia electrónica importante, devuelve las llamadas telefónicas y muéstrate abierto a debatir opiniones y nuevas ideas. La comunicación es el flujo de cualquier relación armónica y productiva, pero su carencia fomenta la improductividad laboral.

Recuerda poner especial atención al lenguaje corporal…

El lenguaje corporal es tan importante como otras formas de comunicación. Tu lenguaje corporal puede dar a los demás la impresión de que no te importa o de que no confías en tus capacidades. En lugar de seguir con este mal hábito, presta mucha atención a cómo te presentas ante los demás. Asegúrate de mantener el contacto visual cuando alguien está hablando y no cruces los brazos para no dar la impresión de que eres indiferente o estás molesto. Estos pequeños aspectos pudieran, también, desatar la improductividad laboral en tu organización.

Improductividad laboral por tomarse demasiados descansos

Como toda persona y empleado tienes derecho a hacer pausas ocasionales en el trabajo para descansar, pero si son demasiado frecuentes o duran mucho tiempo, darás la impresión de que no eres un buen trabajador o, incluso, que no te importa en absoluto tu trabajo. Si te distraes con facilidad o te levantas de la silla cada cinco minutos para ir al baño, beber agua o simplemente ver de qué se ríen los demás en la sala de descanso, puede que tengas un problema de concentración. Este mal hábito fomenta la improductividad laboral y debe ser corregido de inmediato.

Recuerda que…

Estar demasiado tiempo fuera de tu rol en el trabajo puede reducir la jornada laboral real. Aunque tu jefe te permita hacer pausas a lo largo del día, es importante que la cantidad y la duración de las mismas sean razonables. Para mejorar este mal hábito, entiende por qué haces demasiadas pausas. Si es porque no puedes concentrarte, si tienes preocupaciones externas, si sientes incomodidad en la postura, etc. En cualquier caso, debes analizar la causa y pedir ayuda para solucionar la situación.

Por ejemplo, si haces muchas pausas para reunirte con amigos de otro departamento, proponles que almuercen juntos. Como sea, debes encontrar la forma de que los recesos que te tomas no motiven la improductividad laboral y seas considerado un empleado sin propuestas ni soluciones que pudiera motivar a la empresa a que prescinda de tu puesto.

Improductividad laboral por ser desorganizado

Si eres desorganizado, puedes perderte detalles importantes, malgastar el tiempo y quedarte rezagado con respecto a tus compañeros cuando participas en un proyecto de colaboración. El desorden fomenta la improductividad laboral, porque simplemente no estás en armonía con el espacio y las acciones que te rodean. Algunas señales de que necesitas mejorar tus habilidades organizativas son:

  • Tu espacio de trabajo está desordenado. Puede que tengas bolígrafos y papeles esparcidos por todas partes o, incluso, puede que tengas viejos envoltorios de comida y recibos del mes pasado flotando por ahí. Te cuesta encontrar las cosas en tu escritorio, en tu maletín o en los archivos de tu ordenador. El desorden que se proyecta en tu oficina o escritorio se verá reflejado en tu improductividad laboral.
  • Careces de un sistema para planificar tus días y semanas. Siempre tiendes a improvisar.
  • A menudo acudes a las reuniones sin estar preparado.

La desorganización puede hacer que no se cumplan los plazos, que el trabajo tarde más de lo previsto y que no estés preparado para las reuniones. Para combatir la desorganización y evitar tu improductividad laboral, crea un sistema que funcione para ti. Puede que necesites bloquear tu calendario, utilizar un archivador físico y organizar tus datos informáticos en carpetas, limpiar tu escritorio desordenado y reunir lo que necesitas para una reunión con tiempo suficiente.

ChVmpion Mind es la solución a la improductividad laboral

Cuando de improductividad laboral en los empleados se trata, lo mejor que puedes hacer como jefe de equipo, gerente o dueño de empresa es buscar ayuda. Para ello, nada mejor que echar mano del coaching empresarial. Desde luego, en la actualidad existen múltiples opciones relacionadas a este tipo de coaching; pero ninguna puede ofrecerte la medición del ROI cuantitativo, es decir, el retorno de tu inversión en dinero. Mientras que los coaching empresariales te muestran resultados basados en las cualidades de los sujetos; ChVmpuon Mind te ofrece resultados medibles, cuantificables.

ChVmpionMind ofrece los beneficios de un proceso de coaching empresarial, sin tener que pagar por un coach en una sola plataforma para lograr objetivos profesionales y el bienestar de tus equipos. Hemos alcanzado hasta el 1250% de ROI demostrado. Entonces, ¿Quieres aumentar la productividad de tus equipos de trabajo? ¿Estas preocupado por el bajo rendimiento de tus empleados? ¿Te gustaría que no sólo se lograrán los objetivos y metas profesionales, sino que cada uno de tus empleados gozaran del máximo bienestar a nivel personal? Si la respuesta a estas interrogantes es si, necesitas contar con ChVmpion Mind. No esperes más, ya tu empresa puede formar parte de nuestro plan de 21 semanas.

No olvides las palabras del Co – fundador y CEO de ChVmpion Mind:

«Muy poca gente tiene una gran fuerza de voluntad para mantener hábitos saludables o que le lleven hacia grandes logros, pero muchísima gente tiene el talento suficiente para dar pasos de gigante, si tan solo ellos se apoyasen en metodologías como ChVmpion Mind»
¿Te ha gustado este post? Compártelo :
Posts Relacionados

Precio de venta 9,99€. Obtenlo gratis completando nuestro cuestionario en 1 minuto